Higiene y Seguridad Laboral | Ausentismo y presentismo docente en la misma moneda
El ausentismo de los maestros por enfermedades mayormente relacionadas a su profesión y la concurrencia a dictar clases muchas veces afectados por importantes dolencias continúan hoy en el eje del debate de la paritaria docente en el Ministerio de Educación nacional, a más de dos décadas del pedido de los sindicatos por la llamada “salud laboral”.
seguridad, higiene, laboral, trabajo, maestros
39
post-template-default,single,single-post,postid-39,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by cm in Sin categoría

Ausentismo y presentismo docente en la misma moneda

El ausentismo de los maestros por enfermedades mayormente relacionadas a su profesión y la concurrencia a dictar clases muchas veces afectados por importantes dolencias continúan hoy en el eje del debate de la paritaria docente en el Ministerio de Educación nacional, a más de dos décadas del pedido de los sindicatos por la llamada “salud laboral”.
Las federaciones docentes del país que integran la paritaria federal -CTERA, UDA, AMET, SADOP y CEA- niegan que aceptarán tratar el “presentismo” en la negociación por el primer Convenio Colectivo de Trabajo para la docencia argentina, que debaten en la mesa con el ministro Alberto Sileoni.
“Ya logramos eliminar el presentismo de la negociación salarial y es una conquista de los cuatro sindicatos docentes de la CGT, como para volver a tratarlo; es retroceder”, afirmó Sergio Romero, jefe de los docentes de UDA y secretario de Políticas Educativas de la CGT.
El primer Convenio, que en los hechos va a unificar a los heterogéneos estatutos del maestro que reglamentan la actividad laboral, licencias y estructura salarial, será también “una instancia que va a superar a la paritaria”, explicó Romero.
Sin embargo, el tema de fondo que es la salud laboral, la cara y ceca del presentismo y ausentismo de los maestros sigue ocupando grandes reuniones ministeriales desde los años ’90, en la gestión menemista que esquivó en cuanto pudo el tema, aunque instauró una reforma del esquema del aprendizaje y enseñanza llamado “Reforma Educativa”.
Ya en ese entonces, la pedagoga argentina Deolidia Martínez, docente de la Universidad Nacional de México y dirigente de CTERA, escribió el libro “El malestar docente”.
En ese libro describía las dolencias y enfermedades características del trabajo docente, centradas en la columna, por la cantidad de horas parados frente al aula, la voz, por el tiempo de dictado de la clase y además de índole psicológicas y psiquiátricas, asociadas al aumento de alumnos por aula y nuevas responsabilidades, entre ellas los comedores escolares, vandalismo y situaciones de violencia.
Martínez explicaba también en los años ’90, en su obra, respecto a las políticas de prevención obligatorias con examinaciones de la salud del maestro al ingreso a la carrera, durante y al egreso, en países como Alemania.
En la última reunión paritaria del viernes, la conducción de CTERA propuso que el Estado incluya en el Convenio Colectivo la licencia a los docentes, en su mayoría mujeres, por casos de “violencia de género familiar” y que “preserve la identidad de la víctima”.
El secretario gremial de CTERA, Eduardo López, explicó que la central docente “quiere avanzar en un gremio con mayoría de mujeres en una campaña para evitar que se desnaturalice la violencia de género hogareña y que sea otorgada por un organismo del Estado que entienda en la temática”.
“Las fábricas tienen convenios colectivos y tienen normas de higiene y seguridad, nosotros queremos que garanticen la calidad, las horas extracurriculares, los tiempos de licencias, y llevamos en el capítulo sobre salud laboral las tres enfermedades que tienen su origen en la profesión docente: las osteoarticulares, laringopatías y las psquiátricas”, dijo.
Mario Almirón, jefe de los docentes particulares de SADOP, consideró que “el ausentismo y el presentismo docente no pueden analizarse por separado, son dos caras de una misma moneda”. “Unos faltan por dolencias inherentes a las condiciones laborales y los otros trabajan aunque se sientan mal”, resumió Almirón, para considerar también que el hecho de dividirlas y considerarlas por separado “pone el foco en temas económicos y administrativos”.
El adeudado debate sobre la salud docente es complejo y profundo pero en apariencia comenzó a ser parte de la agenda ministerial en paritaria.

 

FUENTE: http://www.eltribuno.info/

Ingresar un comentario

happy wheels