Higiene y Seguridad Laboral | 14 cosas que no se deben tirar a la basura
145
post-template-default,single,single-post,postid-145,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in Higiene y Seguridad Laboral

14 cosas que no se deben tirar a la basura

Entre todos podemos colaborar para evitar que el planeta se siga contaminando ¡Mirá qué cosas nunca hay que arrojar a la basura!

1) Frascos de cosméticos

Los cosméticos que van en tarros o frascos de vidrio, como lacas de uñas, cremas hidratantes o perfumes, se deben arrojar en los contenedores verdes, como corresponde con su envase. Lo confirma Beatriz Egido, responsable de comunicación de Ecovidrio, entidad que gestiona los envases de vidrio en España: “Estos botes se trasladan a una planta de tratamiento donde se liberan o eliminan todos aquellos elementos que no son vidrio, como tapones, metales o plásticos. Así se consigue calcín, vidrio limpio y molido listo para ser fundido y convertirse en un nuevo envase de vidrio. Si quedase algún resto de perfume, al entrar en el horno, se elimina por completo”

2) Un tarro con restos de pintura

“Estos productos tienen componentes tóxicos, irritantes, corrosivos o inflamables, y pueden presentar un riesgo significativo para el medio ambiente y las personas que gestionan los residuos”, comenta Mariano González, director general de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid: “No deben tirarse a la basura ni por el desagüe. Lo correcto es llevarlo a un punto limpio. Hay que hacerlo con los disolventes y con la pintura, tanto si es al agua, acrílica o de otro tipo; incluidos los envases vacíos”.

3) Una camiseta vieja

“El textil es la fracción recogida selectivamente con más potencial de reutilización, superior al 90%” afirma Joan Carles Montes, de Humana Fundación Pueblo para Pueblo. Y añade: “La gestión del textil usado tiene un doble beneficio: medioambiental, porque cada kilo de ropa que se reutiliza y no es incinerado evita la emisión de 3.169 kg de CO2, según datos de la Comisión Europea. Y social, porque hay entidades autorizadas para dicha gestión que priorizan el fin solidario de la ropa usada, por ejemplo, contribuir a proyectos de cooperación al desarrollo”.

4) Cápsulas de café

Nespresso propone que se traslade a sus más de 1.000 puntos de recolección para luego ser reciclados. Jaime de la Rica, director de Márketing de Nespresso afirma que “se trasladan a una planta de compostaje, donde el café se separa del aluminio mediante una maquinaria especialmente diseñada para Nespresso por Tradebe. El poso del café se utiliza para enriquecer el compost destinado a la fertilización de campos de arroz”. La cosecha es luego comprada por Nespresso y donada a la Federación Española de Bancos de Alimentos. Por su parte, el aluminio, un material infinitamente reciclable, se traslada a una planta en la que se procede a su refundición y reutilización. Otra opción es adquirir cápsulas 100% biodegradables, como las que ofrece Ethical Coffee Company.

5) Insecticida

Julio Barea de Greenpeace afirma que estos productos “contienen sustancias nocivas que no se degradan. Por eso, se debe estar seguro de que no queda contenido en el envase y no tirar nunca a labasura de restos. Y a la de plásticos, solo si están vacíos. Lo correcto es depositarlos en el punto limpio; una vez allí, se gestionan como productos peligrosos y se llevan a un vertedero especial o se incineran”.

6) Tinta de impresora

Los convencionales no contienen sustancias peligrosas, pero José Pérez, de Recyclia, aconseja llevarlos a un punto limpio o contactar con los fabricantes. Muchos ofrecen un servicio de recogida gratuito.

7) Latas

Nieves Rey, directora de Comunicación Corporativa y Márketing de Ecoembes nos recuerda que “la mayoría de las latas que usamos en la actualidad están fabricadas a partir de aluminio o de acero laminado. Su reciclaje resulta imprescindible: el aluminio sigue siendo un residuo sólido durante 500 años”. Un dato sorprendente que seguro no sabías, es que con ocho latas de conservas se puede obtener una olla de cocina. Y 80 latas de bebidas se pueden transformar en una llanta de bicicleta.

8) Un microondas roto

En el comercio donde lo va comprar un nuevo microondas tienen la obligación de retirar el viejo y llevarlo a un punto limpio o una planta de tratamiento. En caso de no cambiarlo por otro, es usted el responsable de trasladarlo a un punto limpio u otra instalación municipal.

9) Un teléfono viejo

De un teléfono se puede recuperar hasta el 97%. Lo único que no se recupera de un móvil es la batería, que contiene sustancias muy contaminantes: la mayoría son de ion-litio, pero todavía hay algunas —antiguas— de níquel-cadmio o de níquel-metal hidruro, metales con una alta capacidad contaminante. Recyclia instaló 115 contenedores en superficies comerciales, luego son trasladados a instalaciones de tratamiento.

10) Una pila

José Pérez, consejero delegado de la plataforma medioambiental Recyclia afirma que las pilas “contienen sustancias que, en una alta concentración, pueden resultar dañinas para la naturaleza. Aunque es cierto que, actualmente, una sola pila no es peligrosa. Es necesario que se acumule una gran cantidad de ellas. La mayoría de los metales y las materias primas que contienen pueden recuperarse y reutilizarse en la fabricación de nuevos productos. Es lo que en el sector llamamos ‘la minería del siglo XXI”, comenta Pérez.

11) Una pintura de labios vieja o gastada

Julio Barea, de Greenpeace: “Sucede lo mismo que con productos detergentes, limpiadores o lavavajillas. Si están gastados y el envase es de plástico, al contenedor amarillo. Si queda algo de producto, debe ir al punto limpio, porque salvo los ecológicos, los cosméticos llevan derivados del petróleo, micro plásticos que acaban en los ríos y en el mar. Se calcula que en 2050, el 100% de los peces y aves tendrán plásticos en sus estómagos”. Las farmacias garantizan la recogida de estos envases y residuos.

12) Una radiografía

Lo ideal es llevarlas a hospitales. Farmacéuticos sin Fronteras tiene una campaña de recogida de radiografías: las entregan a un gestor de residuos que les compra la plata que sacan de ellas a precio de mercado. Con ese dinero, la ONG financia sus proyectos de colaboración.

13) Un mouse

Los aparatos electrónicos como tablets, ordenadores,faxes, impresoras, mouses, altavoces y aparatos de música tienen cada vez menos vida útil. Suelen contener materiales potencialmente peligrosos, como el plomo, el mercurio o el cromo hexavalente, que depositados fuera de control contaminan el entorno. Pero también otros valiosos: silicio, oro, plata o cobre, que son cada vez más escasos y cuya obtención genera un alto impacto ambiental. Es importante depositarlos en un contenedor autorizado.

14) Un termómetro

Lo peligroso de los termómetros, al igual que los tubos fluorescentes, es el mercurio que llevan en su interior. Este elemento, tratado debidamente, puede recuperarse por destilación y usarse nuevamente en la industria química.

Ingresar un comentario

happy wheels